Perros que no muerden

Si en el post anterior hablábamos de por qué los perros lamen, hoy dedicamos el artículo a explicar por qué muerden. Frecuentemente oímos en los medios de comunicación tristes noticias sobre personas que han sido atacadas por perros. A veces, con graves consecuencias. De hecho, según la OMS, cada año 4,5 millones de personas sufren mordeduras de perros solamente en los Estados Unidos. A raíz de esto, se extendió el uso del bozal para sacar a nuestros amigos a la calle, algo que en algunos sitios ya está regulado por la ley.

No solo bozales

Para prevenir posibles ataques, es conveniente que adiestremos a nuestro perro cuando sea un cachorro. Esto facilitará el cambio en su comportamiento. Se puede hacer en casa o con la ayuda de profesionales, a los que tendremos que recurrir durante unas cuantas sesiones, dependiendo del animal. Es cierto, sin embargo, que la disposición a morder se da más en unas razas que en otras. Si tienes un rotweiller o un pitbull, por ejemplo, toma medidas extras para evitar su agresividad. Un claro ejemplo es colocarles un bozal para salir a la calle, como estos: http://www.compra-venta.es/bozal-para-perro.

bozal perro

Foto de mifauna.es

Medidas generales

Más allá de la raza, las precauciones generales que podemos tomar son las siguientes:

Hay que evitar la típica situación de tener el perro atado en algún lugar del jardín, fuera de la casa, ya que de esta forma el animal crece frustrado y se puede volver agresivo. En vez de aislarlo, hazle un hueco en casa y pasa tiempo con él. Desátalo de su correa cuando sea posible y deja que corra a su aire. O cómprate una correa adaptable como las que venden en esta tienda: http://www.compra-venta.es/correa-para-perro-para-correr.

En segundo lugar, la esterilización es otra medida eficaz para evitar ataques ya que los perros se vuelven más dóciles.

Por nuestra parte, es importante que enseñemos a los pequeños de la casa a interactuar con el perro. Compra juguetes para que se diviertan juntos. Es fundamental que ambas partes conozcan el comportamiento del otro para que en cada momento sepan reaccionar. Así podrán detectar cuando el perro está eufórico y solo quiere jugar o, si de lo contrario, está enfadado y puede ser peligroso.

De todas formas, dejar solos a un perro y un niño no es una buena idea, aunque el animal lleve bozal. Siempre deben estar supervisados por un adulto, ya que puede tener lugar un cambio repentino de comportamiento por parte del animal, aunque creamos que sea el más dulce del mundo.

bozales perro

Foto de expertoanimal.com

Saber reaccionar

Además, hay que saber reaccionar a tiempo cuando vemos que un perro muestras señales claras de que va a morder. Si hace cosas fuera de su comportamiento normal, como olisquear de forma diferente, arañar, temblar, gruñir, etc.

Uno de los puntos claves es la interacción del perro en la calle, tanto con otros perros como con humanos. Es en situaciones nuevas o de estrés cuando puede sacar su carácter, es necesario pues prestar atención especial a la hora del paseo. Asegurarse de que lo tenemos atado en la medida justa para poder tirar si se pelea y ponerle un bozal si hace falta.

¡Hasta la próxima!